EL FRONTÓN (JUNIO 1986 / MARZO 2009). DEMASIADO PRONTO / DEMASIADO TARDE

EL FRONTÓN (JUNIO 1986 / MARZO 2009)
Ficha técnica
Editorial:
IEP
Materia
Historia y Arqueología del Perú
ISBN:
978-9972-51-460-9
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata

S/. 70,00
Comprar

“Todos vimos el cerro quemándose en la niebla”, escribía José Antonio Mazzotti en una de las primeras reacciones poéticas a la matanza de 1986. Pero la verdad de ese verso radica, paradójicamente, en su mentira, en su condición metafórica: salvo desde el litoral, no era factible para la inmensa urbe de Lima tener una experiencia sensorial directa de la masacre en la isla. Una matanza que, sin embargo, cada uno de nosotros intuía más allá de la bruma provocada por las distancias físicas y las distorsiones mediáticas. Esa conciencia ominosa y generalizada colmó de visibilidad al abismo que el Poder pretendía a toda costa opacar. Una luz oscura ilumina desde entonces, y a la vez enturbia, las aguas que separan a la tierra firme del islote presidiario. Hay una experiencia desplazada del aura en esa tensión dialéctica entre proximidad y distancia, entre premonición y ocultamiento. Como un recuerdo reprimido que siempre vuelve. En las luchas jurídicas y políticas, sin duda, pero sobre todo en los combates por la historia y las batallas por la memoria.
Varias obras analizadas enuncian esa promesa desde el ámbito de la representación mediada. Otra es la estrategia que Gladys Alvarado Jourde ensaya el año 2009: desafiando miedos y restricciones, ella contrata a pescadores para cruzar las aguas hasta acceder a la isla desierta. Logra así, en dos ocasiones distintas y bajo diferentes condiciones de luz (matinal y vespertina), recorrer con su cámara las instalaciones y los alrededores de la cárcel derruida.
“El Frontón”, escribe Alvarado en el texto de 2009 que este libro reproduce, “es a la vez detritus, resto, presencia mutilada, presencia de una ausencia. ¿Es demasiado pronto para reconocerlo como una ruina contemporánea? ¿Es demasiado tarde para desaparecerlo?”. Esas preguntas últimas darían título a la serie entera —Demasiado pronto / Demasiado tarde— subrayando la condición incierta en la que se encuentran los restos deshabitados de la cárcel destruida.