REBELDES REPÚBLICANOS: LA TURBA URBANA DE 1912

REBELDES REPÚBLICANOS: LA TURBA URBANA DE 1912
Ficha técnica
Editorial:
RED PARA EL DESARROLLO DE LAS CIENCIAS SOCIALES
Materia
Historia y Arqueología del Perú
ISBN:
978-9972-835-10-0
Disponibilidad:
Consultar stock al 01-4225307

S/. 50,00

El presente trabajo estudia a los actores sociales del paro general o “Jornadas Cívicas” de mayo de 1912, en la coyuntura de las elecciones presidenciales de ese año en Lima. Dichas jornadas pusieron en evidencia la organización y la violencia política del mundo laboral y de la plebe como un fenómeno dinámico y complejo que permitió, a su vez, el encuentro entre el “país real” y el “país legal”. Dicho en otros términos, la irrupción de la plebe fue la práctica que legitimó sus aspiraciones en la esfera pública dentro de un sistema político excluyente. De esta manera, la violencia marcó la conducta de los excluidos del sistema político, quienes lucharon por ejercer su ciudadanía, y tuvo importantes repercusiones en la historia de la República Aristocrática.

En 1894, el militarismo de la posguerra intentó mantenerse en el poder mediante la realización de un proceso electoral fraudulento destinado a lograr la reelección de Andrés A. Cáceres como Presidente de la República. Para ello buscó controlar todos los mecanismos electorales. Frente a estos hechos, los partidos Civil y Demócrata y las huestes de lo que luego sería el Partido Liberal formaron una coalición que se sublevó en la sierra central, organizando montoneras y avanzando sobre la capital. Los días 17 y 18 de marzo de 1895 se libraron cruentos combates por el control de la ciudad que ocasionaron centenares de muertes. La participación de la plebe urbana resultó decisiva en esa lucha, y el 19 de marzo el gobierno de Cáceres aceptó su derrota. Como en 1872, los civiles y la plebe de la ciudad derrotaron al caudillismo militar. Luego de un breve gobierno de transición presidido por Manuel Candamo, en 1895 se realizaron nuevas elecciones, en las cuales fue elegido Presidente Nicolás de Piérola; con ello se nició la llamada República Aristocrática, época marcada por la presencia política del Partido Civil en el ámbito estatal.